Título

SENTENCIA – Restitución doblada en el contrato de arras

RESUMEN:

 

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 20 DE SEVILLA en su SENTENCIA Nº 68/18 ha estimado una demanda de este despacho condenando al comprador de un local a la restitución doblada de las arras entregadas por el comprador en un contrato de reserva y ADEMÁS pago de parte del precio; por el incumplimiento del mismo al haber vendido el local finalmente a otro comprador. El Tribunal entiende acreditado además la existencia de daños y perjuicios. Se acredita un incumplimiento de la demandada de sus obligaciones contractuales al vender el local antes de que expire el contrato vigente obliga a aplicar el art. 1.454 del C.C.

 

 

Dispone el artículo 1.454 del Código Civil,  en relación con el contrato de compraventa que si hubiesen mediado arras o señal en el contrato, éste podrá rescindirse allanándose el comprador a perderlas o el vendedor a devolverlas duplicadas.

 

El concepto de las arras no es unitario, la doctrina moderna distingue las siguientes modalidades de ellas: a) Confirmatorias. Son las dirigidas a reforzar la existencia del contrato, constituyendo una señal o prueba de su celebración, o bien representando un principio de ejecución. b) Penales. Su finalidad es la de establecer una garantía del cumplimiento del contrato mediante su pérdida o devolución doblada, caso de incumplimiento. c) Penitenciales. Son un medio lícito de desistir las partes del contrato mediante la pérdida o restitución doblada. Esta última es la finalidad reconocida por el artículo 1454. Siendo doctrina constante de la jurisprudencia la de que las arras o señal que, como garantía permite el artículo 1454, tienen un carácter excepcional que exige una interpretación restrictiva de las cláusulas contractuales de las que resulte la voluntad indubitada de las partes en aquél sentido, según declararon las SSTS 24 Nov. 1926, 8 Jul. 1945, 22 Oct. 1956, 7 Feb. 1966 y 16 Dic. 1970, 24 Octb 2002, entre otras, debiendo entenderse en caso contrario que se trata de un simple anticipo a cuenta del precio que sirve, precisamente, para confirmar el contrato celebrado (STS 10 Mar. 1986).

 

Por otra parte, dice la Sentencia del Tribunal Supremo de 28 Marzo de 1996 que «esta Sala de Casación, en doctrina jurisprudencial actualizada y suficientemente consolidada, viene señalando que el empleo de la palabra señal no cabe entender que exprese necesariamente la facultad de separarse de un contrato, pudiendo ser estimada sin error como anticipo del precio» (Sentencias de 31 Jul., 28 Sep. y 24 Dic. 1992, 11 Abr. 1994 y 15 Mar. 1994; lo que resulta procedente en relación al texto del artículo 1454 del Código Civil e interpretación jurisprudencial del mismo, para definir el alcance del pacto de arras. A tales efectos, la interpretación de dicho precepto sustantivo llevada a cabo por esta Sala, en razón a su excepcional y exigente interpretación restrictiva del clausulado contractual, viene a sentar que no se trata de derecho necesario; para que tenga aplicación y resulte vinculante a las partes, se impone con rigor que la voluntad de las mismas resulte clara, precisa y esté rotundamente expresada en el contrato, es decir, debe hacerse constar la función penitencial de los anticipos entregados (Sentencias de 4 Nov. 1991, 3 Oct. 1992, 11 Dic. 1993, 21 Jun. 1994 y 25 Mar. 1995), pues, en otro caso, cualquier entrega dineraria llevada a cabo por el comprador –respetando la reglamentación del contrato– ha de reputarse como integrante del precio y pago anticipado del mismo, que sirve para confirmar el negocio celebrado».

 

Pues bien, el Juzgado entiende que queda acreditado que el contrato debe interpretarse como de reserva y compraventa, se acredita un incumplimiento de la demandada de sus obligaciones contractuales al vender el local antes de que expire el contrato vigente obliga a aplicar el art. 1.454 del C.C. alegado ya que la demandada materialmente ha rescindido con sus acciones el contrato y es por ello que procede la aplicación de la devolución de la cantidad entregada pero duplicada.

 

Mariano José Marín Casado.

Abogado ICAS.

 

En el link podréis ver la SENTENCIA :

https://drive.google.com/file/d/1ZPHb-AlROMTLNwF9S8lfGsPVP7hoQAjS/view?usp=sharing

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies